Llegar a casa y ver que tu hijo se está haciendo una paja es una situación de shock que muchas madres no saben cómo afrontar. Algunas de las madres lo que hacen es irse en silencio para que sus hijos no las vean y que así se evite una situación incómoda. Otras reaccionan de forma… diferente. Por ejemplo esta zorra calenturienta, que le hace una mamada al chico para que no tenga que pajearse él solito y que al menos disfrute de una experiencia sexual diferente gracias a lo bien que ella chupa la polla, fruto del entrenamiento comiendo el rabo de su esposo a diario.

(40367)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*